19 marzo 2008

Articulos revista Paracelsus

Preparaciones de salud para antes del nacimiento

El hombre solo piensa en la salud cuando tiene una enfermedad. Se necesita pensar en la salud mucho antes. “La salud es riqueza” es un conocido dicho. Se debe empezar pronto en la vida a dar importancia a la salud, desde los 7 años de edad. El cuerpo puede ser mantenido sano y saludable si el ritmo correcto, el alimento correcto, y una aspiración correctas son cultivadas desde la infancia.
¡Los sabios aconsejan instituir la correcta salud desde el momento de la fecundación! Recomiendan actitudes correctas, alimento correcto, una actividad correcta para la pareja que concibe. Así mismo, se aconsejan correctas condiciones para la concepción. La pareja tiene que ser armoniosa y tiene que estar en paz y mentalmente equilibrada, antes de pensar en la concepción. También se requiere que sean saludables física y emocionalmente. También se le otorga importancia al momento y al lugar de la concepción. Igualmente, existe una disciplina durante el embarazo para que la pareja mantenga las mentes en armonía, paz en el plano emocional, y el cuerpo saludable. A la madre se le recomienda seguir altos niveles en la toma de los alimentos, y la lectura regular de vidas inspiradoras, libros de Sabiduría, la participación en reuniones sagradas, y programas de meditación. Durante los primeros 7 meses y los 2 siguientes puede hacerse muchísimo para dar la correcta base de salud. Esta base para una buena salud no puede crearse más tarde. De hecho la Sabiduría dice que una larga preparación de la pareja antes de que conciba hace que esta base sea incluso más fuerte.
La salud básica si se hace así fortalecerá a la persona a medida que crezca pudiendo enfrentarse a los desafíos de los tiempos. “La persona fundamentalmente sana sigue siendo sana incluso con una leve trasgresión de las reglas de salud. La persona fundamentalmente insana aún siguiendo las mejores regulaciones para la salud no podrá estar sana”. Es preciso pensar sobre esta afirmación. Las condiciones a la hora de concebir, del embarazo y del parto son de extrema importancia para proporcionar genes sanos. Cualquier trabajo que se haga para conseguir salud en un período posterior de la vida tendrá generalmente un resultado mucho menor.
También debe destacarse que el Alma se encuentra a sí misma en un nuevo entorno al nacer y es sumergida en un cuerpo (la madre) que en principio es absolutamente extraño para el Alma. Esta soledad desaparece solo gradualmente y puede ser una fuente de miedo y ansiedad. Por lo tanto es absolutamente necesario ofrecer condiciones agradables y armoniosas, para que el Alma tema lo menos posible. El Alma también se siente aprisionada a no ser que se tenga mucho cuidado de ella con conocimiento por parte de la pareja que concibe.
Si se educa bien en estos aspectos a los hombres y mujeres jóvenes, pueden dar nacimiento a una raza sana. Instaurar la salud en los estadios prenatales constituye un gran trabajo de curación.
Dr. K. Parvathi Kumar
Extracto de: Paracelsus – Health and Healing

Imprimir

No hay comentarios: