22 marzo 2010

LA LLAMA VIOLETA

¡Amado Santo, Amado Santo, San Germain!
Enciende Tu Fuego, enciende Tu Llama. La Llama de la Libertad.
Te invocamos a Ti y a Tu Llama para que ¡corte y libere!
¡Libere, nos libere, a nosotros los cautivos!
¡Que Tu Llama de Libertad traiga la necesaria pureza!
Llévanos a la libertad.
Llévanos a marchar.
A marchar a través de los Portales
de la Llama Violeta, Dorada y Azul.
¡Restitúyenos al Sol, que somos hijos de Dios!
¡Somos los hijos del Sol, los hijos de Dios, pero caídos!
Somos los caídos, caídos muy profundamente.
Buscamos Tu ayuda, la buscamos desesperadamente.
¡Responde, responde, responde, Oh Llama Violeta!
Responde nuestra llamada desesperada.
Sálvanos, ¡Oh Santo!
Imprimir

No hay comentarios: