24 septiembre 2011

Mensajes Astrologicos


Libra
23 de septiembre al 23 de octubre 2011
Libra pregona una palabra: “ecuanimidad”. La ecuanimidad permite experimentar la belleza de la dualidad. La creación entera se expresó a sí misma como dualidad con ecuanimidad como el fulcro. Libra se considera, por tanto, como el ombligo o el centro desde el cual hay expresiones opuestas alrededor de la circunferencia. La circunferencia proporciona 360 fuerzas que no son más que 180 fuerzas duales. Cuando la verdad se presenta en una dimensión, uno debería adquirir la visión interna de la dimensión opuesta. Cuando se sintetizan la vista y la visión interna, hay visión. Toda la sabiduría no es sino la síntesis de los contrarios. La sabiduría de la Luz suministra la sabiduría de la oscuridad. Por esta razón ignorancia y conocimiento, verdad y falsedad, vida y muerte, lo visible y lo invisible han de ser igualmente comprendidos y sintetizados en uno mismo. A menos que se realice la síntesis de los contrarios, uno no puede adquirir visión; uno no puede adquirir la verdadera sabiduría.
Libra divide la totalidad del zodíaco en dos pares iguales de energías masculinas y femeninas o energías positivas y negativas. Libra-Aries no es sino un eje de equinoccio alrededor del cual está la obra de la luz creciente durante seis meses y la luz decreciente durante seis meses. El año entero no es más que una obra rítmica de luz y oscuridad sobre el trasfondo de la Luz Absoluta. Por esta razón las escrituras dicen que la oscuridad es Luz Absoluta. Pero esta Luz está más allá de lo que conocemos como luz y oscuridad. A esta Luz se la llama la Luz del Conocimiento.
Las energías de la izquierda y de la derecha en uno mismo encuentran su punto de encuentro en todos los planos de existencia. Estos puntos de encuentro existen en nosotros verticalmente. En líneas generales, se los considera como siete en número. El centro de base es el punto de encuentro de las energías físicas duales. El centro sacro se considera como el punto de encuentro de las emociones duales. De la misma manera, el plexo solar, de las energías mentales duales; Anahatha, de las energías Búddhicas duales, y así hasta el punto séptimo, que está en el Sahasrara. Conectando estos siete puntos está la columna de energía vertical central, que es la columna Aries-Libra. Es a través de este eje donde se da el surgir de las energías divergentes. El equinoccio de Libra, por tanto, nos brinda una oportunidad de realinearnos en el eje del equinoccio, de manera que se adquiera la ecuanimidad.
No descuidemos los equinoccios de otoño y de primavera. Para el estudiante de Yoga/del Discipulado son de una importancia inmensa.
Carta No. 6 / Ciclo 25 – del 23 de septiembre al 23 de octubre 2011
The World Teacher Trust España
Imprimir

No hay comentarios: