21 enero 2012

La Llama Violeta


¡Maestro!
Nos enseñas el amor,
pero estamos atrapados en la lujuria.
Nos enseñas a transformar,
pero enseñamos sin autotransformarnos.
Nos enseñas a informar,
pero enseñamos para infl uenciar.
Deseas que nos expresemos desapasionadamente,
pero presionamos y acentuamos nuestra expresión con pasión.
Nos enseñas el ritmo,
nosotros lo reducimos a la rutina.
¡Nos enseñas el ritual,
lo convertimos en rutina mortal!

Imprimir

No hay comentarios: