23 junio 2014

Mensajes Astrologicos


Cancer


Cuando el sol entra en Cáncer, pensamos en la luna, el agua, los reflejos, el apego a las emociones, el amor, en acariciar y experimentar.

Sin agua no hay vida, no existe el sabor de la vida. De los cinco elementos, el agua permite que los otros cuatro se cimienten. Al principio cimentador del agua se le llama amor. Sin amor nada crece alrededor. No crece nada en las arenosas playas del mar. En la tierra húmeda y negra todo crece. No vale la pena vivir la vida sin el principio sintetizante del amor.
Pero cuando hay agua en exceso, esta crea una situación contraria. El amor tiende a ser emocional y posesivo. Lleva a los celos, temores, depresiones y otras emociones. Mientras el agua pura contribuye al crecimiento de la vida, cuando es impura puede causar la muerte. El agua es un agente que se relaciona rápidamente con el entorno. Refleja las cualidades del entorno debido al principio lunar que lleva consigo de forma inherente.
La Luna de Cáncer se relaciona en abundancia con las aguas, y de ahí que los cáncer (los que tienen la luna natal en Cáncer) han de ser muy cuidadosos en su asociación con el entorno. Rápidamente absorben el impacto del entorno. Son como camaleones que cambian de color según las hojas que le rodean. Los sabios videntes de la antigüedad convierten este problema en un regalo. Asociándote con lo noble, tiendes a ser noble. Asociándote con lo divino puedes acabar siendo divino, y así sucesivamente. Los hombres suelen estar orientados a lo mental. La mente no es sino la Luna, que se asocia con el agua. Desde el punto de vista del sabio vidente, todos los hombres son Cáncer. Cuando su mente se asocia sustancialmente con aspectos nobles de la vida, pueden tender a ser nobles. Aristóteles dice también: “La mente es un espejo. Si lo giras hacia el cielo, está lleno de cielo. Si lo giras hacia el lodo, se llenará de lodo”.
Así, los sabios videntes ven la mente humana como un regalo. Manejar la mente apropiadamente es la clave de la vida. Los maestros tienen la capacidad de proporcionar el ángulo correcto a las mentes de los hombres. Orientarse al maestro permite al estudiante volverse hacia la luz de la sabiduría, ya que el maestro es una re-presentación de la sabiduría. Afortunados son los que se asocian con maestros de sabiduría. El signo solar de Cáncer recuerda a los aspirantes que se re-orienten firmemente una vez más con el Maestro, que siempre está en el ángulo de la sabiduría.

La luna llena de Cáncer se dedica a este propósito.

Carta 3, Ciclo 28 – del 21 de Junio al 22 de Julio 2014
World Teacher Trust España
www.wttes.com


Imprimir

No hay comentarios: